Santiago de Chuco, tierra llena de tradición, devoción, y gran riqueza cultural.
El Quishpe Cóndor
Un hombre que se convirtió en héroe, un héroe que se convirtió en dios; un ritual que se convirtió en leyenda.

Es una de las danzas autóctonas más significativas de Santiago de Chuco, por tener su origen en la época pre-inca, llevando consigo un ritual enigmático desde los grandiosos Waychuko's hasta nuestros días; por ello su importancia histórica y cultural.

Es una danza inspirada en un mito del antiguo ChukoWay; que nos habla de un formidable guerrero, que se enamoró de la hija del Emperador con quién quiso huir, pero el Emperador al enterarse contrató los servicios de un Brujo para que lo convierta en cóndor, y este así lo hizo. Una vez convertido en cóndor, remontándose en raudo vuelo, desapareció en la sombra de la noche, esperando desde ese momento volver a ver a su amada, de allí su triste melodía. Desde ese entonces con la fuerza del cóndor, rey de las alturas, realizó grandiosas hazañas; ganándose la fama de ser un "čukuáll-mú".

El lucero del alba, Venus, no debe encontrar nunca dormido al “Kishpecóndor” de ser así, no llegará con vida para la fiesta del año entrante, y sólo debe retirarse cuando el lucero del atardecer aparezca al anochecer. La tradición cuenta que el danzante es un personaje hereditario de una misma familia. Se revela la interacción con “Exquioc”, en culle, o el lucero del amanecer y el lucero del atardecer. Por lo tanto el Quishpe Cóndor, representa la supervivencia de una deidad milenaria con más antigüedad que la incaica y la católica.

El Quishpe Cóndor, lleva cargado en sus espaldas y cabeza un cóndor disecado, quedando la cabeza del animal sobre la cabeza del danzante, está recubierto de plumas sobre el cuerpo y extremidades. Al ritmo del "Chiroko" va encarando su altanería arrogancia, se desplaza corriendo y agitando los brazos con movimientos lentos y armoniosos, simulando el vuelo del cóndor que corre tras del brujo inalcanzable puesto que este lo engaña jalando la cuerda al mismo tiempo que ve el ovillo.

El Quishpe Cóndor, se ubica siempre primero en las procesiones en hornor al patrón Santiago "El Mayor". El que le apertura el camino entre los feligreses es un campesino o brujo que porta una cuerda y en su extremo un ovillo de tela, que significa el ovillo de brujo; con éste despeja la calle.

El Quishpe Cóndor, representa a un dios del preincaico ChukoWay, bajado a la tierra con el fin de ordenar el mundo, dirigir a sus súbditos, preservar el orden.

Contacto PLER Designs Edward Prince Lion
YO Santiago de Chuco
©2009-2019 All rigths reserved by PLER Designs®
También
estamos en:FacebookTwitterFlickrYoutube